Hay amores a los que se llega tan tarde, que no pasan por la fase del cortejo, que se saltan lo bonito de esperar y saber que valió la pena al besar por primera vez. Son amores que siempre se quedan incompletos, que te dejan un hueco por apresurarlo todo y se roban tus ganas de querer…
 Entre letras y cafeína (via entreletrasycafeina)
Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida.
Chavela Vargas  (via alexandrave)
Si mi querer te limita, sólo dímelo que yo empaco mis recuerdos y me voy.
— COOS (via denisesoyletras)
El que confía en si mismo, no necesita que los demás crean en el.
— (via karynaanguiano)
Del pasado no se es libre, pero sí se es libre para tomar una actitud frente a la historia
— Finoquetto. (via enamoradadeunperro-ardilla)

Llegaste a matar silencios, a desatar la mente y la calma y las ganas y a mí. A regalarme aire, a construir recuerdo, a despertarme del pasado que me apaga y del presente indiferente.

Llegaste a obligarme vida un rato, sin expectativas ni mañanas.

Siempre me ha parecido peligroso el futuro, es un tiempo que se espera y se anhela pero que no existe. Jode el presente, lo predice, lo condena, lo complica, lo aburre, lo satura. Tú no lo cargas; estás aquí, encerrado, conmigo.

Qué bonito.

Llegaste a desprender sentidos, a remover la razón y el miedo y el suelo y a mí. A llevarme adentro, a matarme de ausencia, a llenarme de esta falta que ya late, que ya duele.

Llegaste a obligarme entrega un rato, con amor y despedida.

Qué vacío, qué frustrante, qué triste, qué grande, qué ausente, qué presente, qué absurdo, qué necesario, qué fuerte, qué débil, qué fácil, qué difícil, qué estúpido.

Tú aquí, flotando, conmigo.

Qué bonito.

A nadie le importa tu dolor o lo que te pasa… Es asi de simple
Sin embargo no te odio. Siempre quedaras como ese amor que pudo ser pero nunca fue.
— Amor en ruinas. (via dormir-paranopensar)0 (via iisalu)
Enamorada de nada, de nadie. Tristeza estúpida, distracción, miedo, ausencias. Me llevan y me traen.
— Alejandra Pizarnik.  (via alexandrave)
© T H E M E